Blog

¿Cómo mejorar la capacidad de retención de tus estudiantes?

Aprendizaje del tamaño de un bocado

Maestros deténganse y dénse la oportunidad de remontarse al pasado donde tuvieron la experiencia de ver que los niños estuvieran pendientes de las ventanas del salón o de sus compañeros, mientras ustedes estaban impartiendo un tema importante. Tal vez los estudiantes debieron escuchar preguntas como: ¿Estás aquí, o en algún otro lugar del planeta? Es muy probable que esta historia nos resulte conocida y nos haga suspirar, sin embargo, es algo con lo que los educadores han sido desafiados: la distracción y la falta de atención en clase.

Tengo algunos recuerdos vagos de mi estancia en la Primaria, donde difícilmente me quedaba quieto para poner atención al docente, si estás leyendo esto, si fui de esos niños de los cuales podrías recordar fácilmente, es por ello y algunas cosas más que he decidido escribirte esto.

En la actualidad vivimos en la era de la distracción, donde tus estudiantes reciben lo que necesitan de forma instantánea. Aprovecha el ímpetu de tus alumnos para aplicar el aprendizaje del tamaño de un bocado. Utiliza este recurso para presentar una nueva idea, reforzar algún tema y para que experimenten.

Esta modalidad de aprendizaje de múltiples lecciones ofrece contenidos específicos en conocimientos o habilidades, esto permite la optimización de la atención y una elevada flexibilidad. Es un enfoque educativo que enseña pequeñas unidades con la cantidad precisa de información para ayudar al alumno a lograr un objetivo especial. El claro ejemplo de este tipo de aprendizaje son las parábolas que Jesús nos enseñó y han perdurado hasta el día de hoy a través de Su palabra. El Nazareno sabía que era mejor adoctrinar con lecciones exactas a sus discípulos.

La enseñanza debe ser concisa y agradable, asegurando una duración suficiente para cumplir el motivo de la misma. Es necesario que la lección sea envolvente y sobre todo que ésta llame a la acción, para ayudar a los participantes a que pongan en práctica lo que están aprendiendo >>experiencia<<. El hombre aprende en base a la experiencia. Si aún no conoces la base de nuestra metodología te invito a que puedas conocer los tres elementos claves para lograr un aprendizaje enriquecedor.

Al aplicarse se recomienda que las clases duren seis minutos como máximo y utilizar un concepto clave. Cualquier lección puede ser del tamaño de un bocado, además suelen tener diferentes presentaciones, como un libro normal o electrónico, un video, artículo, hojas de trabajo, experimentos, discusiones, un ejercicio rápido, un cuestionario interactivo o incluso un juego. Éstos mantienen a los alumnos sujetos al estudio en curso, también les ayuda a practicar y al mismo tiempo aprenden fomentando una mejor retención.

Nuestro Sistema Educativo te ofrece diferentes alternativas como LAM en línea, material de robótica y recursos que puedes descargar fácilmente de la plataforma que te ayudarán a aplicar el aprendizaje del tamaño de un bocado.

Es fundamental que se aplique por módulo y que no se presente el aprendizaje de una sola vez, por ejemplo: si vamos a enseñar acerca del Sistema Solar, es importante dividir toda la información en bloques cortos, >>Partir de lo general a lo específico<<  comenzar con referencias que expliquen la idea global, seguido de una explicación más a detalle. >>proceder de lo más fácil a lo más difícil>> Iniciar con lo más sencillo dará confianza y entendimiento al estudiante para cuando llegue el momento de recibir lo más abstracto. Una de las lecciones puede tratar de la Creación, otra de los componentes y una tercera de las características de los mismos. Tus alumnos aprenderán conceptos periódica y gradualmente.

Las unidades que conforman un tema deben de ir entrelazadas unas con otras produciendo conocimiento verdadero que permita al niño un razonamiento del cómo y el por qué de las cosas del mundo real.

Aprovecha la inquietud de tus alumnos, sus preguntas, dudas y participaciones, tómalos en cuenta.

Es una realidad que una gran cantidad de niños buscan afecto y quieren ser el foco de atención de sus compañeros y más aún, de su maestro. Deja que tu alumno brille, dale participación, para que esto funcione ellos necesitan ser co-partícipes de la clase. Recuerda que tus alumnos también pueden ser los “protagonistas” y un buen líder no necesita estar hablando todo el tiempo, sino dirigiendo.

No olvides aplicar contextos del mundo real al entorno de tu alumno y tener una armonía entre las actividades digitales y las acciones con papel y útiles, para que ellos puedan disfrutar al máximo el enfoque de este aprendizaje.

Apreciaríamos saber cómo crees que esto mejoraría la capacidad de retención de tus alumnos.

Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¿Ya conoces nuestro Blog LAM?

¡Únete a nuestra comunidad!
Nombre completo *
Ciudad *
Teléfono *
Correo *

Ingresar