Blog

Diez acciones para cuidar del medio ambiente desde casa

¿Sabías que todo lo que te rodea es parte del medio ambiente?

La mayor parte de nuestra educación se nos enseña acerca de Historia, Geografía, Lenguaje, Matemáticas, entre otras materias. Es interesante pensar cómo todo esto se fue desarrollando en un entorno y momento adecuado; considero, que, por emergencia, desde hace varios años es una necesidad enseñar a nuestros pequeños la importancia de cuidar nuestro medio ambiente y cómo hacerlo. 

Antes recordemos ¿qué es el medio ambiente? La RAE (Real Academia Española) lo define como un «conjunto de componentes físicos, químicos, y biológicos con los que interactúan los seres vivos» (RAE, 2020). Es decir, es una serie de elementos —desde lo natural y artificial hasta lo social y cultural— que influye tanto en nuestra vida, como en la de otros seres vivos.

¿Por qué la importancia de cuidarlo? 

Desde el principio de la creación, Dios encomendó al hombre cuidar su obra, la cual calificó como «muy buena» (Génesis 1:28 -31). Lamentablemente, con los años el medio ambiente ha sufrido un deterioro grave, principalmente a causa del ser humano por el consumo desmedido, la contaminación e incluso la sobrepoblación. 

Podríamos pensar que la solución está lejos o que, por ser un problema grande, las organizaciones son las que deberían actuar, pero, como acostumbramos a decir «la educación empieza en casa» y «la esperanza es lo último que muere».

Es importante mencionar que esto no significa que el hombre sea un enemigo de la naturaleza, porque se han hecho muchos avances en distintas áreas, pero todo esto siempre debe ir tomado de la conciencia para contribuir en la sustentabilidad ambiental. La ONU (Organización de las Naciones Unidas) la define como «satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la habilidad de las futuras generaciones de satisfacer sus necesidades propias».

Existen algunas acciones sencillas que recomendamos hacer desde casa para contribuir con el cuidado del medio ambiente como:

  1. Reducir el consumo de productos empacados con plástico (como agua embotellada).
  2. Separar la basura. Un buen comienzo es dividirla en orgánica (que tiene origen biológico y se descomponen fácilmente, mayormente se trata de restos de alimentos) e inorgánica (no tiene origen biológico sino sintético y es más difícil que se degraden).
  3. Hacer composta (proceso de descomposición de desperdicios orgánicos que se transforman en abono para la tierra y plantas).
  4. Reciclar y/o reutilizar frascos, cajas, papel, etc.
  5. Usar transporte público o hacer «vehículo compartido» que, como dice su nombre, es compartir el viaje en auto con otras personas de confianza que van en la misma dirección. 
  6. Usar bolsas de tela al comprar en supermercados. 
  7. No usar desechables.
  8. Usar productos de la limpieza del hogar más amigables con la naturaleza.
  9. Consumir productos locales como frutas y verduras de temporada que se producen en tu localidad.
  10. Desconectar los aparatos eléctricos cuando no estén en uso.

Poniendo en práctica estás acciones, que podemos realizar dentro de nuestro hogar, contribuimos a evitar la contaminación tanto de agua y aire, destrucción de la capa de ozono y bosques, reducir la basura, que nuestros recursos naturales nos duren más tiempo, y por último pero no menos importante, que los demás seres vivos también disfruten de un medio ambiente sano y limpio. 

Si la admiración por la naturaleza y estas acciones se enseñan desde pequeños, estoy segura que cuando sean grandes todo esto será fácil de hacer y será parte de su costumbre y educación la cual se transmitirá a las siguientes generaciones. 

Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email