Blog

Los beneficios de la educación artística

Exponernos al arte es muy importante; La exposición al arte nos convierte en seres determinantes, exponer a los niños a la educación artística es crucial.  

Desde que hay registro del ser humano en el mundo, hay arte. El arte no solo es una expresión emocional, sino que nos habla del desarrollo de inteligencias y envuelve diferentes disciplinas tales como: lenguaje, matemáticas, ciencias, etc. Al observar el arte de diferentes culturas, podemos aprender mucho de sus capacidades, habilidades y progreso.

Es por eso, que en los últimos años se han hecho estudios que afirman la importancia de exponer a los niños desde temprana edad a la práctica y desarrollo de alguna habilidad artística. El cerebro es un músculo y las artes son la forma más eficaz de ejercitarlo.

Según la Universidad del Sur de California, la música y las diferentes disciplinas artísticas promueven la creación de conexiones neuronales responsables de la toma de decisiones y de la habilidad de enfoque y atención. Así mismo, estimulan las partes del cerebro que están asociadas con el control de las emociones y la retención de información.

La práctica de alguna disciplina artística como tocar algún instrumento musical, aprender acerca de pintura, color o formas, manejar algún material moldeable, el baile, la fotografía, el cine o el teatro, promueven el pensamiento creativo.

Creatividad implica la capacidad de una persona para observar, razonar, evaluar e interpretar información para luego resolver problemas e innovar. Situarnos en escenarios que nos impulsen a desarrollar la creatividad, nos proporcionará herramientas para afrontar los problemas cotidianos. La creatividad nos enseña un nuevo vocabulario para comunicarse, dialogar, expresar nuestras emociones, dominar nuestras reacciones y encontrar soluciones.

Estar expuestos a una educación artística y musical, nos provee de madurez mental, emocional y crecimiento académico. De acuerdo con el Instituto de las Artes en América, aquellos alumnos que están expuestos a las artes son los que tienen mejor rendimiento académico. Practicar alguna disciplina artística permite a los alumnos estar motivados, a permanecer en la escuela, mejorar la actitud, la concentración y el rendimiento académico.

La práctica de alguna disciplina artística convierte a los niños en personas perseverantes. Al mismo tiempo que desarrollan la creatividad, también practican paciencia en el proceso de aprendizaje. Durante el aprendizaje, el alumno debe demostrar paciencia y disciplina para practicar y mejorar. El arte es un espacio seguro para cometer errores. Los alumnos pueden equivocarse, experimentar y seguir intentando. A su vez, el arte está ligado con la liberación de hormonas que eliminan estrés y promueven la calma. Gracias a esto, los alumnos tienen mayor claridad mental para hacer sus tareas académicas y así lograr sus objetivos. 

Los beneficios ligados al estudio del arte arrojan resultados como que los alumnos  son cuatro veces más hábiles que el promedio y reciben premios por rendimiento académico, tienen más probabilidad de participar en un concurso o feria de matemáticas, son tres veces más constantes en asistencia escolar, son tres veces más competentes para ser elegidos jefes de grupo y tienen más posibilidades de graduarse de la universidad.Estos resultados no variaron en diferentes ambientes, clases sociales o grupos étnicos, lo que demuestra el poder que la educación artística tiene.

El arte desarrolla en los alumnos la conciencia de su entorno y los convierte en ciudadanos responsables. Según la escultora Magdalena Abakanowicz, “El arte no resuelve problemas, pero nos hace conscientes de su existencia”. La relación con las artes también provocará una apertura cultural en los niños y los hará estar más conectados con su comunidad. Al estar expuestos a diferentes tipos de arte y a practicarlos, los niños podrán experimentar empatía y desarrollar un pensamiento crítico en la sociedad actual. Así mismo, les ayudará a conectar con otros a su alrededor y les dará sentido de pertenencia. 

Aunque la recomendación es exponer a los niños desde temprana edad a cualquier disciplina artística, nunca es tarde para comenzar a implementar las artes en la educación. Tocar un instrumento musical o experimentar con materiales, aumenta la estimulación cerebral en el niño, ayudando a la obtención de una educación integral. Este desarrollo cognitivo los convertirá en personas pensantes, críticas, con inteligencia emocional, equipadas con las herramientas adecuadas para enfrentarse a las situaciones diarias y con un sentido de pertenencia a su comunidad.

Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email