Blog

Una mejor educación ¿cómo se puede obtener? Parte I

El escritor de ciencia ficción y futurista H.G. Wells dijo alguna vez “la civilización es una carrera entre la educación y la catástrofe”. De alguna forma la mayoría de las personas, gobiernos y distintas organizaciones entendemos que la educación es la esperanza para evitar el caos, o en su defecto, eliminarlo; gran parte de los problemas sociales, económicos y culturales de los países latinoamericanos se encuentran enraizados en la falta de una correcta educación. Por lo que es imperante enfocar nuestra atención en temas educativos y redoblar esfuerzos para que llegue a todos.

Esta tesis se hace más evidente cuando recordamos que la finalidad de la educación es: capacitar a los alumnos para que comprendan el mundo que les rodea y conozcan sus talentos naturales con objeto de que puedan realizarse como individuos y convertirse en ciudadanos activos y compasivos. Por este motivo, la educación en todos los sentidos debe de ser importante, sobre todo para los niños, porque son adultos en formación.

Emily Kaplan dijo “los niños son exactamente como nosotros, con la diferencia que son más pequeños y lindos, y están trabajando a través de procesos complejos de desarrollo (cognitivos, emocionales y sociales) que determinan quiénes son hoy y en quién se convertirán eventualmente.” Si pasamos por alto o brindamos educación mediocre a  nuestros niños , estaremos creando un mayor problema: adultos y ciudadanos mediocres.

Son muchos los que quieren tener una mejor educación. A nivel mundial existe una competencia voraz por tenerla o incluso crearla. Dicha competencia se da en todos los niveles: gobiernos, sistemas educativos, escuelas y familias. La lucha es constante y viene en todas direcciones, la he escuchado en pláticas de señoras presumiendo a sus hijos diciendo: 

“Mi hijo ya usa una tablet para aprender robótica.”

“Nosotros le bajamos una aplicación en su celular para mejorar la comprensión lectora.”

“Esta demostrado que el niño aprende menos si utiliza pantallas.”

También la he visto en publicidad de colegios privados, utilizando frases cliché que ya hasta el mismo cerebro las ignora:

“Enseñamos con el mejor método para aprender matemáticas.”

“Contamos con la mejor educación tecnológica.”

“La mejor educación es con valores.”

La competencia se da a nivel gobiernos, donde jefes de estado de todos los continentes ordenan invertir miles de millones de dólares en el sistema educativo público, el objetivo: es ser el país con mejor educación, si no del mundo, por lo menos de su región. Desgraciadamente, no siempre gastar más, significa obtener una mejor educación. 

Cuando analizo esta tremenda lucha por tener acceso o crear una mejor educación, me pregunto ¿qué es lo que realmente hace que alguien tenga una mejor educación? ¿cómo se puede tener acceso oportuno a ella? ¿el método con el que se enseña realmente importa? ¿gastar dinero es indispensable? ¿las herramientas tecnológicas son fundamentales? 

No obstante, para poder contestar las interrogantes, debemos de plantearnos una más y es: ¿para qué sirve la educación? Si no entendemos para qué sirve entonces no sabremos para qué educar. 

Te invito a que en los comentarios me ayudes a responder la pregunta ¿Para qué sirve la educación? Tus respuestas serán de mucha ayuda para la parte II del artículo.

Bibliografía

Kaplan, Emily. 2021. How to Talk to Children. 05 de Febrero. Último acceso: 09 de Febrero de 2021. https://www.edutopia.org/article/how-talk-children.

OCDE. 2018. La OCDE sostiene que es necesario redoblar los esfuerzos para mejorar la equidad en la educación. 09 de 11. Último acceso: 09 de 02 de 2021. https://www.oecd.org/centrodemexico/medios/laocdesostienequeesnecesarioredoblarlosesfuerzosparamejorarlaequidadenlaeducacion.htm.

Robinson, Ken. 2019. Escuelas Creativas. Barcelo: Penguin Random House.

Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email