Blog

Una mejor educación ¿cómo se puede obtener? Parte II

En el articulo anterior hablé acerca de la enorme competencia global que hay para obtener una mejor educación. Terminé con las siguientes interrogantes que pretendo resolver en este artículo:

“¿Qué es lo que realmente hace que alguien tenga una mejor educación? ¿cómo se puede tener acceso oportuno a ella? ¿el método con el que se enseña realmente importa? ¿gastar dinero es indispensable? ¿las herramientas tecnológicas son fundamentales? No obstante, para poder contestar las interrogantes debemos de plantearnos una más y es: ¿para qué sirve la educación? Si no entendemos para qué sirve, entonces no sabremos para qué educar.”

(si no lo has leído la parte I te recomiendo que ingreses aquí )

Tenía mucha curiosidad sobre lo que otras personas piensan acerca de “para qué sirve la educación”. Mediante mis redes sociales decidí preguntarles directamente y las respuestas fueron muy variadas:

  • Para evolucionar como seres humanos.
  • Para no votar por cierto candidato o partido político.
  • Para desarrollar la mente.
  • Para ser un mejor ciudadano.
  • Para cambiar el mundo.
  • Para hacer una mejor sociedad.
  • Para combatir la ignorancia.
  • Para crear igualdad entre el hombre y la mujer.
  • Para eliminar la corrupción.
  • Para tener un mejor salario.

¿Cuál es la respuesta correcta? La verdad es que todas y pudiéramos agregar una enorme lista de muchas razones más. Las personas pueden “filosofar” mucho sobre esto porque es un concepto muy controversial que tiene un significado diferente para cada individuo. Lo mismo sucede con temas como la democracia y justicia, nunca nos pondremos de acuerdo para tener una sola respuesta a la misma pregunta. Sin embargo, en el caso de la educación o específicamente en para qué sirve, puede cobrar un significado cultura, colectivo, económico, social o muy personal. Es como si le preguntara a las personas ¿para qué sirve la comunicación? Pudiéramos obtener muchísimas respuestas correctas a una sola cuestión.

A pesar de que las respuestas a “¿para qué sirve la educación?” pueden ser múltiples y cobrar un significado distinto para cada persona, sí es importante comprender a profundidad el para qué educamos y qué queremos lograr. Para esto, tenemos que separar conceptos y definiciones que confunden a las personas: aprendizaje, educación, formación y escuela. Cuatro conceptos que son diferentes entre si pero que definitivamente van de la mano. Para poder explicarlos usaré las mismas definiciones de Ken Robinson.

Aprendizaje: Proceso durante el que se adquieren nuevos conocimientos y destrezas.

Educación: Programas de aprendizaje organizados. Lo que necesitan saber, entender y hacer los niños que jamás podrían aprender solos.

Formación: Tipo de educación que se enfoca en aprender destrezas específicas.

Escuelas: Cualquier comunidad de personas que se reúne para aprender juntas, no solo centros convencionales. [1]

Los 4 conceptos son diferentes, pero están conectados por lo cual es muy importante no confundirlos y entender cómo se enlazan e interactúan, lo cual demostraré en la siguiente oración:

“La escuela es clave para el desarrollo de la educación de los niños, porque es ahí donde adquieren nuevos conocimientos y destrezas específicas, que los ayudarán a contribuir en el desarrollo de su comunidad.”

¿Observas la conexión e interdependencia? ¡Va de nuevo!

La escuela (comunidad que se reúne a aprender) es clave para el desarrollo de la educación (programas de aprendizaje organizados) de los niños, porque es ahí donde adquieren nuevos conocimientos (aprendizaje) y destrezas específicas (formación, que los ayudarán a contribuir en el desarrollo de su comunidad).”

La escuela impacta la educación, la educación al aprendizaje de los niños, el aprendizaje a su formación, su formación a la contribución que un niño podrá hacer en un menor o mayor grado a su comunidad/sociedad/país.

Entonces ¿para qué sirve la educación? La finalidad de la educación es capacitar a los alumnos para que interpreten de la manera correcta el mundo que les rodea, lo comprenda y conozcan sus talentos naturales con objeto de que puedan realizarse como individuos y convertirse en ciudadanos activos y compasivos. Esto incluye votar por un buen proyecto de nación, desarrollar su mente, cambiar el mundo, evolucionar como sociedad, combatir la ignorancia, eliminar la corrupción, crear igualdad entre el hombre y la mujer, tener un mejor salario, etc.

Los gobiernos, las familias y las escuelas saben que esto es verdad, además es la solución a varios de sus problemas; Las personas luchan por tener una mejor educación y están dispuestos a invertir dinero, tiempo, recursos, etc. para obtenerla.

 Existen dos elementos fundamentales que se ignoran o no se les pone la debida atención y esto arruina cualquier gran esfuerzo para poder crear la mejor educación: el ambiente y el maestro. Estos factores son los que realmente hacen la diferencia en que alguien pueda tener una mejor educación. Definitivamente no tienen que ver con el método de enseñanza, tampoco con gastar grandes sumas de dinero, mucho menos con tecnología.

Para poder desarrollar a profundidad el tema, te invito a leer la parte tres del artículo.

Para más contenido puedes seguirme en mis redes sociales dando clic en los iconos.


[1] Robinson, Ken. 2019. Escuelas Creativas. Barcelo: Penguin Random House.

Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email