Blog

¿Por qué es bueno que los niños lean y despierten su imaginación escribiendo?

‘’La escritura es la pintura de la voz”.  François Marie Arouet Voltaire

Conocemos cuán importante son los beneficios que se tienen al momento de escuchar cuentos desde temprana edad para estimular su imaginación, y más adelante despertar el deseo de la lectura para ampliar su capacidad de concentración e interpretación, ya sea de hablar de sus personajes, de su trama, de su contexto. Posterior a ello, les pedimos realizar pequeños resúmenes, puntos relevantes y alguna reflexión por escrito.

Estos procesos de lectoescritura son imprescindibles para todos, con la finalidad de fomentar el desarrollo y aprendizaje en los niños, abriendo puertas para su formación.

¿A qué niño no le gusta escuchar y leer cuentos antes de dormir? A través de los pequeños cuentos podemos despertar la ilusión, experimentar las emociones de cada personaje, es un momento para disfrutar en familia, esto crea un ambiente de diversión y de mucho aprendizaje.

Y qué tal si… ¿Les enseñamos a escribir su propio cuento?

Sabemos que los niños tienen mucha creatividad e imaginación, y no tenemos duda de ello, pueden crear sus propios castillos, hacer que el suelo se convierta en lava en un instante, hacer de su tiempo una experiencia única con aventuras de acción y fantasía.

Al ayudar a generar su propio cuento tendrán toda posibilidad de canalizar su imaginación, a construir nuevas realidades, para contar de una manera diferente algún evento o situación, ayudar a expresar sus emociones y no solo eso, sino que estamos apoyando a que adquieran más habilidades cognitivas y sociales.

Puede que al principio sea algo complicado, pero solo necesitan a alguien que les ayude a organizar sus ideas.

Es importante recordar que la escritura es parte fundamental para la creación del cuento (ya que favorece a la imaginación y a la capacidad de retención).

Así que preparen su lápiz, los colores, un cuaderno y a empezar a perfilar y estimular al próximo pequeño escritor. Veremos que, con el paso, los niños se interesarán más en escribir sus propias historias.

Para ello es importante conocer las partes de un cuento:

Tomando en cuenta que el cuento es una narración breve de algún evento real o ficticio con un mensaje al final. Por lo que no hay que preocuparnos por el tamaño de cuento, ya que lo importante es que se cumpla con sus elementos:

Su estructura organiza el cuento de la siguiente manera:

·  Introducción. Podemos empezar a realizar las siguientes preguntas para comenzar a escribir.

–   ¿Quién es el protagonista? Puede ser una persona, puede ser un animal, incluso un personaje ficticio. Como opción pueden dibujar al personaje, y escribir sus características principales, sus rasgos. También podemos aprovechar a crear personajes secundarios, y si cuenta con un antagonista de igual importancia.

–   ¿Dónde sucede la acción? Lo más recomendable es que se utilice un mismo lugar donde se vaya a desenvolver el personaje, ¿se encuentran en el espacio?, ¿en la tierra?, ¿Cómo es el clima en ese lugar?

–   ¿Cuándo ocurre? Puede ser un cuento futurista, algún evento pasado, o puede ser una mezcla de tiempo, demos la libertad de que el niño saque toda su creatividad.

Al momento de estar generando las ideas de estas preguntas, pueden empezar a escribir con frases como <<érase una vez>>, <<había una vez>>, o empezar hablando del personaje principal.

·  Nudo o desarrollo. Puede decirse que es la parte más importante del cuento, y se considera una parte significativa, en esta parte del cuento, y podemos preguntarnos lo siguiente:

–   ¿Cuál es el problema? Algo inesperado sucede en el cuento, o algún tipo de detalle que vaya a enfrentar nuestro personaje principal.

–   ¿Cuál es el suceso? Cómo va a ir evolucionando el personaje en las distintas situaciones para solucionar el problema, como se desarrolla el personaje conversando con otros personajes, o bien puede ser hecho solo de narración.

–   ¿Cómo es la atmósfera en ese momento? Es importante saber cuál es el estado emocional de nuestro personaje, sentir la sensación que prevalece, puede ser misteriosa, angustiante.

Tip: El niño puede aprovechar para expresar sus emociones, haciendo parte del cuento, como ejemplo: pasar y enfrentar un miedo que ha tenido, el extrañar a un amigo, un ser querido.

·  Desenlace. Llegamos a la parte final, al clímax, donde se encuentra la solución a la problemática que se enfrentó nuestro personaje principal. Aquí podemos realizar la siguiente pregunta:

–   ¿Cómo soluciona el problema nuestro personaje? Debemos encontrar el sentido, el mensaje que transmitirá el cuento, saber cuál o cuáles son los valores que nos deja de enseñanza.

Tomando en cuenta todos estos elementos, debemos ayudarles a prestar atención y darle la importancia en seguir cada uno de ellos, ya sea explicando, generando preguntas, lluvia de ideas. En primera instancia, somos conscientes de que están aprendiendo algo nuevo, y puede ser confuso para ellos.

Ahora es tiempo de crear un espacio adecuado para poner en práctica, y de hacer un hábito no solo de lectura, sino de escritura, donde puedan echar a volar toda la imaginación y también la importancia de expresar sus emociones, y finalmente compartir con los demás, manifestado en un papel.

Si han llegado hasta aquí, y deciden practicarlo… envíenos sus cuentos, estamos expectantes de leerlos.

https://www.instagram.com/saulsotob/

Chihuahua, Chihuahua
México

Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¿Ya conoces nuestro Blog LAM?

¡Únete a nuestra comunidad!
Nombre completo *
Ciudad *
Teléfono *
Correo *

Ingresar